Thirty Seconds to Mars hace vibrar al Wizink Center en su paso por la capital

Tras cinco años de su último éxito “Love, Lust, Faith and Dreams”, Thirty Seconds to Mars volvió a Madrid el pasado 12 de abril para promocionar su quinto álbum “America”, que publicó hace una semana y que está presentando en su gira “The Monolith Tour”.

La banda se pasó por nuestro país hace cinco años con su anterior álbum. También ocurrió en septiembre de 2015, en el festival de Neox Rocks en Getafe y ahora Jared Leto vuelve a seducir al público en el Wizink Center de Madrid.

Tras la ansiosa y fanática espera, Jared aparecía poco a poco con el retumbar de la batería tocada por su hermano Shannon al que se podía ver detrás, mientras se alzaban las cinco pantallas que los rodeaban y tapaban el escenario. Con las luces apagadas se podía vislumbrar al cantante con un poncho y encapuchado además de con unos brillantes y llamativos guantes largos y dorados, hasta el momento en el que pronunció un grito bajo las notas de “Up in the air”, con la que el público se volvió loco.

Los hermanos Leto se bastaron para conseguir deslumbrar a los fans con sus himnos. Se pudo disfrutar de un setlist admirable en el que dar el arrancón con “Up in the air” fue todo un acierto, seguido de temas old school como “Kings and Queens” o “Search & Destroy”. Más adelante cuando Jared ya había mostrado sus ojos quitándose las gafas ocurrió el temazo “This is War” que los fans esperaban mientras pidió que gritaran “Fight! Fight! Fight!” con el puño en alto. Después incluyó una del nuevo disco “Dangerous Night” seguida de “Do or Die” donde sacó la bandera de España y la hondeó por todo el escenario de esa forma única que ya conocemos. Continuó con la intro de “Pyres Of Varanasi” derivada por “The Kill”, con la que el Wizink explotó. Casi al final incluyó la cover de “Stay” de Rihanna, “Hurricane”, “Night of the Hunter” y “Rider”.

No pudimos presenciar a Tomo Milicevic, guitarrista de la banda, ya que abandonó la gira hace unos meses por “motivos personales”, no obstante, se pudieron escuchar cánticos reclamándole en uno de los descansos durante el concierto. Y tampoco faltaron los gestos de aprecio hacia España y hacia sus fans, mencionando en uno de sus discursos “Amamos este país”, al igual que en dos ocasiones subió al escenario a gente del público que elegía y a los que les preguntaba de donde eran, algo que no es nuevo en la banda ya que les gusta mucho interactuar con sus seguidores en los conciertos.

Las luces, las pantallas balanceadoras, los balones inflables y el confeti fueron parte del espectáculo de 30STM, además de que en un apoteósico final se alzaron dos de las famosas canciones, “Walk on Water” la primera, con la que invitó al escenario al cantante español Pablo López y cantaron parte del estribillo juntos.

“Quiero que gritéis lo más alto que podáis para él, el único e inigualable, vuestro héroe, ¡Pablo López!” gritaba Jared.

Y terminó con “Closer To The Edge”, uno de sus mayores éxitos en el que escogió a bastantes personas entre el público y las subió al escenario llenando los laterales de este por completo. La lista no incluía muchas canciones del nuevo disco “AMERICA” pero bien es cierto que ha llegado muy fresco y aun así el resultado del concierto se percibió como una delicia que enamoró más aún a sus fans en una hora y media.

La banda californiana pasó también por Barcelona al día siguiente, 13 de abril, en el Sant Jordi Club y el 14 de abril por Bilbao en el Bizkaia Arena. Su próximo concierto se dará mañana en Austria y continuará con su gira europea dejando huella en muchos más países.

¡En España ya se ha terminado este fenómeno pero esperamos que vuelva pronto!

Fotogaleria: Irene Izquierdo

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *