Modelo de Respuesta Polar, cerrar heridas

Modelo de Respuesta Polar reza en una de sus canciones que quieren hacer cosas increíbles. Y lo que despierta este grupo valenciano, sin duda, son cosas increíbles.

El pasado 22 de febrero arrancaban la primera de las noches en la sala El Sol para despedir el disco ‘Más movimientos‘, el nuevo disco de la banda tras ‘Dos amigos‘. Tras telonear a Izal en el Wizink Center, el grupo no ha parado de cosechar éxitos.

Modelo de Respuesta Polar tienen una capacidad especial para transformar los sentimientos más profundos en palabras y materializar los miedos y emociones más irracionales de las relaciones. Se trata de una conversación con alguien que no está pero que se intuye, como una de esas cartas que se escriben y que nunca se enviarán. Con composiciones sencillas y directas y sin grandes metáforas ni intensidad impostada, consiguen llegar a lo más hondo de cada uno de nosotros para reflotar sensaciones que se creían dormidas.

La del viernes fue una noche familiar. Una noche donde se tocaron canciones antiguas de la banda y con una duración más larga de lo normal -en torno a las dos horas y media- ya que, como apuntaba de forma tímida Borja, el vocalista del grupo, tenían muchas ganas de compartir y agradecer a todos aquellos que llevaban desde hace tiempo apoyándolos.

La noche empezó con Lígula, un grupo madrileño que ya ha tenido ocasión de tocar en lugares como el Mad Cool, y que calentaron motores con su rock con tintes de folk y su potente directo. Tras ellos, Modelo de Respuesta Polar salía al escenario.

Los valencianos abrían con ‘Siempre‘ , el single principal de su último trabajo y un tema de potentes guitarras que comenzaba la inmersión en su particular universo. Seguían con la enigmática ‘Revivir‘, empezando un contraste de canciones eléctricas con otras intimistas. A continuación llegaba ‘Crece‘, y para entonces ya estaba toda la sala en pie.

A la optimista ‘Sábados‘ le abrazaron los coros del público, gritando sobre expectativas y comienzos. Seguida llegaban la magnífica ‘Momentos similares‘, que se ha convertido en un himno entre los fans, y la romántica y sincera ‘Cómo crees‘, ambas conformando uno de los puntos álgidos de la noche. Y es que si hay algo que destaque de Modelo de Respuesta Polar son sus letras. Letras que hablan sobre incertidumbre, reencuentros, segundas partes, verdades a medias, dudas, recuerdos. Canciones que llegan.

La ovación del público llegó cuando la banda anunció que tocaría ‘Afinidad inventada‘: se trataba de una de las primeras canciones del grupo y servía como introducción a la parte acústica del concierto.

Entonces el resto de la banda abandonó el escenario y solo quedó Borja y su guitarra, se apagaron las luces y empezó la magia. La sala se quedó en silencio mientras tocaba ‘Cosas increíbles‘ y ‘Más movimientos‘. Tras ellas, llegaba una durísima y sincera ‘Miedo‘, o la dificultad de pasar página, para rematar con la desgarradora ‘La juventud y el tiempo‘, hablando de finales necesarios y de cerrar heridas.

Con la banda de nuevo al completo, aprovechaban para mostrar al público su agradecimiento por la acogida del nuevo disco, y haber hecho suyas todas y cada una de las canciones que componen ‘Más movimientos‘.

Y después de todo, cerraban viaje emocional con un espacio para los bises: ‘Canción de culto’, ‘El cariño’ y ‘La Guerra y las Faltas’. Canciones intensas, canciones linterna para noches de invierno con ganas de cantar y de mover sentimientos ahogados.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *