Bely Basarte, la sonrisa de la música en español

Un lluvioso dos de marzo, la chica que se inspira en las gotitas de agua que bailan y serpentean amargamente por la ventana nos regalaba una tormenta eléctrica de sentimientos y emoción. Hacía mucho tiempo que no sentía ilusión al escuchar por primera vez un disco y eso es precisamente lo que me ha pasado con “Desde mi otro cuarto”, el álbum debut de Bely Basarte.

La vi hace algo más de un año en la sala MobyDick, donde se presentó en directo ante un público que aún estaba por descubrir el precioso potencial de esta madrileña. Sin embargo, en ese momento no pude llegar a imaginar lo que conseguiría sembrar en mi estómago. La propuesta que Bely nos ha presentado este 2018 comienza con un guiño a Sabina, el grande de las letras en español. La artista demuestra que llega con paso firme y decidido pero siempre humilde y con la capacidad de reconocer el puesto que los artistas consagrados que la han precedido se merecen. Eso es algo que muy pocos saben hacer y que, para qué mentir, a ella se le ha dado de lujo.

“Mariposas” contiene esa esencia tan suya y parece convertirse en la antesala de lo que es, sin lugar a dudas, una de las dos auténticas joyas del disco. Hablo de “Mientras tanto”, corte que no tiene nada que envidiar a muchas de las canciones de cantautores que han conseguido vivir junto a nuevas generaciones a lo largo de los años.

Con paso lento llega “No te quiero ver llorar”, el single que la artista lanzó hace algunos meses. Una canción cargada de buen rollo y melodía pegadiza. Se trata de una apuesta segura. “Malditas ganas”, el tema con Rayden, solo podría ser reflejo de la buena relación que han entablado a lo largo de todo este tiempo y “Heridas” es una de estas canciones sin un estribillo necesario y estricto que viene justo en el momento en el que improvisar y salir de lo establecido es pertinente.

“Somos fuego” es uno de los cortes más movidos que vas a poder encontrar en “Desde mi otro cuarto”. Se nota que la artista no ha querido dejarse nada en el tintero y ha apostado fuerte por este proyecto. El disco continúa con “Contigo aprenderé”, una canción que destaca por uno de los nombres entre los créditos: Bebe. Si la unión entre ellas podría parecer algo ficticio, la realidad viene a demostrar todo lo contrario. “Gris oscuro” es esa hostia en la cara, ese golpe en la mesa, ese dedo en los labios que implica silencio… La otra joya. No podría decirse nada más ante una canción con esa letra cruda capaz de pintar la situación que describe entre guitarras.

Bely opta por un ritmo más potente para la penúltima canción del disco. Es el momento de levantarte y saltar y eso, a decir verdad, se agradece después de todas las canciones lentas que han venido antes. Es decir, “Perpendicular” aporta un aire fresco que no viene nada mal.

Finalmente, la madrileña se decanta por “Otra mitad”, ese tema que podría resumir a la perfección la esencia del disco y el momento vital que la propia artista está viviendo ahora. Podría decirse entonces que consigue terminar mucho mejor de lo que comienza y eso es algo que a muchos cantantes se les olvida. El sabor final en la boca es con lo que te vas a quedar. Así que gracias, Bely, por haberlo hecho tan sumamente bien.

Sin duda, se trata del gran debut del 2018. Bely Basarte es una propuesta alternativa, sencilla y discreta pero currada y con algo que decir al mundo. Ya no es “la youtuber”, “la que sube covers a la red”… Ahora es Bely Basarte, la artista. El futuro de la música española nunca había sonreído tanto.

Nota final: 94/100

Mejores canciones: “Mientras tanto”, “Gris oscuro” y “Perpendicular”

Y por si no lo sabías, puedes ver a Bely Basarte en concierto. A continuación puedes mirar todas las fechas:


 

Compartir
Un comentario Añade el tuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *