Amaia, a secas

Después de un talent show, los artistas salen perdidos a un planeta extraño que les ofrece mil posibilidades diferentes. Unos se desinflan después de un comienzo gigante y otros simplemente observan desde las sombras y se mantienen siendo lo que fueron antes de entrar.

Amaia Romero es un poco así. Con la sencillez como acompañante (igual por eso ha decidido dejar su nombre artístico solo en Amaia), la de Pamplona ha lanzado su primer LP; un tímido intento por devolverle a la música en español composiciones sinceras y directas.

Con una intro de título Última vez, situada entre el susurro y el silbido y muy en sintonía con la mágica portada que acompaña a su primer trabajo, comienza Pero no pasa nada.

Portada de Pero no pasa nada de Amaia

La artista ha decidido colocar prácticamente todos los singles que conocíamos hasta el momento seguidos. De esta forma, Quedará en nuestra mente lleva hasta El Relámpago para después regalarnos la primera escucha de Nuevo Verano y terminar la mitad superior del disco con la sencilla Nadie Podría Hacerlo. Hasta aquí todo más o menos controlado: Amaia pisa fuerte.

Desde el corte número seis, la cantante comienza a enseñar el nuevo material. Su recién estrenado single, Quiero que vengas, se encarga de amenizar la escucha justo en la mitad del camino. El videoclip, que salió junto con el disco el pasado viernes 20 de septiembre, muestra a una Amaia que no necesita que nadie venga a rescatarla. Toda una declaración de intenciones tiznada de esa peculiaridad de la que puede presumir lo que ella quiera y más. El mensaje, entonces, era necesario.

Todos Estos Años constituye uno de los momentos más flojos del disco; algo que un LP de 10 canciones (siendo la primera una intro de un minuto) no puede permitirse a la ligera. Sin embargo, Amaia lo ha hecho a la perfección porque no se trata de una canción mala sino simplemente de un punto y aparte en el conjunto que da paso a Un Día Perdido y Cuando Estés Triste; que son dos cortes con potencia de single sin lugar a dudas. La pampilonense ha jugado con nuestra percepción al pasar de lo sencillo a lo preciso en un par de canciones. Brillante elección para alguien que se estrena en la música.

Para finalizar, la artista ha elegido Porque Apareciste, una canción de buen estribillo pero con un comienzo parecido a cualquier cántico de iglesia que se precie. Quizá, la única pega que se le puede poner al álbum.

El disco de Amaia no es simple. Sus letras, su melodía y sus intenciones son sencillas pero su universo creativo, su aura artística y su voz trascienden todas las reglas de la música actual en nuestro país.

La artista ha demostrado que no hace falta escribir canciones con demasiados adornos. Una guitarra o un piano y una voz con sentimiento son suficientes para abrazar. Por eso ella es Amaia y no Amaia Romero. No lo necesita. No necesita nada más y eso es lo que hace que Pero no pasa nada sea justo eso: Amaia, a secas.

Nota final: 78/100

Canciones destacadas: Cuando Estés Triste, Quiero Que Vengas, El Relámpago

Compartir
Un comentario Añade el tuyo
  1. Muy de acuerdo con el artículo, aunque a mí uno de los temas que más me gusta y me ha sorprendido es “Todos Estos Años” precisamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *