Poesía Portátil: todo lo que leyó Anna Ajmátova

Portada del libro. Fuente: Fnac.

Anna Ajmátova es el pseudónimo de Ana Andreievna Gorenko, nacida en Ucrania. A través de sus letras nos hace llegar sus vivencias durante y tras la Guerra Civil rusa: vio a la mayor parte de sus allegados ser condenados al fusilamiento, a gulags o al exilio (incluido su hijo).

He leído que no mueren las almas, una selección de Mª Paz Ortuño, junto a la traducción del premiado traductor José Luis Reina Palazón, compone una línea lírica de las letras de la poeta ucraniana que nos permite conocer su devastada patria.

Anna Ajmátova alterna con criterio propio poemas con versos de arte mayor, en los que el estilo es decoroso y recurre con frecuencia al hipérbaton para generar más ritmo y rima, con otros versos de arte menor en los que su estilo torna a ser directo, conciso y sin apenas figuras retóricas que lo decoren.

Tú estás transido,

lates en sorda calma…

Sabes, yo he leído

que no mueren las almas.

Sus versos crean imágenes certeras y caprichosas, hacen brotar la historia de su patria con palabras, construyen infinitos flashbacks en nuestro imaginario.

Estas imágenes erigen ante nosotros uno de los temas más recurrentes de la poeta: la Guerra Civil rusa. Una tierra que solloza por la sangre derramada y un cielo que no rompe a llover, sino a llorar.

Dulce perfume de enebro,

de bosques ardientes vuela,

mujeres de soldados abrazan sus pequeños,

llanto de viudas en la aldea suena.

Anna Ajmátova también poetiza sobre la religión, el desamor, la vida y la muerte e intensas interrogaciones que lanza al universo en busca de aliento para continuar transitando por los caminos inescrutables.

Pero ¿dónde es mi casa y dónde mi cordura?

Por supuesto, toda la producción literaria de la poeta estuvo prohibida en Rusia durante muchos años, pero hoy ayuda a que nadie olvide con tal de no repetir su historia. La verdad es que nunca había caído en mis manos ninguna de sus poesías, pero sin duda alguna será una de mis lecturas veraniegas para seguir descubriendo sus versos, y quién sabe, quizá yo también acabe leyendo que no mueren las almas.

-¿Y usted puede describir esto?

Y yo dije

-Puedo.

Entonces algo como una sonrisa resbaló en aquello

que una vez había sido su rostro.

Puedes encontrar este ejemplar de la colección en Fnac.

La semana que viene: Rainer María Rilke.
[Total:0    Promedio:0/5]
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *