Poesía Portátil: Hacia tierras lejanas con Stevenson

Portada del libro. Fuente: Casa del Libro.

Robert Louis Stevenson fue un autor aquejado de unos problemas pulmonares que nunca le impidieron viajar Hacia tierras lejanas en busca de nuevos horizontes que retratar.

Reconocido por títulos en prosa como La isla del tesoro, La flecha negra o El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, también le dio tiempo a versar dos antologías, aunque dejó muchos otros sin publicar.

Esta selección de Claudio López de Lamadrid recoge la esencia lírica de Stevenson: anhelo de viajar a lo exótico, a lo lejano, para poder huir, pues cuando llegue el fin, no habrá recuerdos de duda en la juventud sino sueños sin romper que serán tan solo lo que recordaré, para olvidarlo todo.

Entra aquí, forastero, cuanto ves
será tuyo unos días, bienvenido;
todos somos los huéspedes de Dios
sin saber en qué día nos iremos.

En su poesía, de arte mayor por norma general, utiliza un estilo directo para referirse siempre, de forma explícita o implícita, a los finales, a la muerte que lo acecha, a la luz apagándose. Pero también a una pequeña llama que nacerá en las tinieblas, a la tentadora llamada del océano a la tierra para fundirse con él.

Varios de sus poemas giran en torno al amor. ¿Qué es el amor? ¿Cuándo empieza? ¿Cuándo acaba? ¿Cómo viene? Tantas preguntas a las que intentó dar respuestas certeras… Y sin embargo solo logró definir un primer boceto que se acercara a sus sensaciones reales.

Amor, ¿qué es el amor? Un corazón que duele;
manos que se retuercen; y silencio;
la desesperación inacabable.
La vida, ¿qué es la vida? En un páramo estéril
ver llegar el amor, luego ver que se aleja.

El naturalismo que empapó su prosa también llegó a sus versos, en los que describe con ojo de halcón lugares que todavía no ha visitado, y engrandece el hogar pintándolo como la casa más bella. También su poesía está llena de referencias a su Robinson y su isla, llena de homenajes propios a aquel que fuera su personaje más conocido.

A Stevenson lo caracteriza el término medio. Su salud lo mantuvo siempre entre la vida y la muerte, con el Dr. Jekyll y Mr. Hyde se lanzó a la búsqueda del mesotés aristotélico, y sus poemas son un canto de amor al océano a la par que un grito de nostalgia a la tierra.

¿Hay alguien que de veras se decida
a ir a algún lugar en vez de otro?

La serie de Poesía Portátil descubre los versos de autores y autoras más reconocidos por sus trabajos en prosa, acercándonos la poesía de cada uno de ellos para que conozcamos la cara oculta de la luna: sus facetas líricas.

Eres una desconocida para mí, como cuando
al alba las marinos avistan una tierra
todavía lejana, y no saben cuál es.

[Total:3    Promedio:5/5]
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *