Poesía Portátil: 42 de las flores del mal de Charles Baudelaire

Portada del libro. Fuente: megustaleer.com

Baudelaire es el poeta maldito por excelencia. Encaja en la definición de romántico tanto por el contenido como por la forma de sus poemas. Se adentra en el vicio, coquetea con la muerte y ahonda en la perdición pero no buscando su fin, sino persiguiendo la belleza por lugares en los que pareciera no existe, aunque en realidad se esconde siempre en el imaginario del poeta, en lugares lejanos y extraños.

Comienza con el poema Al lector, en el que advierte de lo que está a punto de leer, obligándolo a reconocer que sabe de lo que está hablando.

¡El Diablo es quien maneja los hilos que nos mueven!

Estas 42 flores elegidas por Claudio López de Lamadrid son solo una muestra de todas las que escribió el poeta en la que, consideramos, su mejor obra.

Los versos del poeta maldito, por lo general, son de arte mayor y de rima cruzada, rimando el primero con el último y el segundo con el tercero.

Sobre la ciudad vierte, irritado, pluvioso

de sus urnas, en olas, un frío de misterio

sobre los habitantes del triste cementerio,

y la muerte a lo largo del arrabal brumoso.

Aunque podamos reconocer influencias de anteriores autores y la similitud con los coetáneos, el poeta francés tiene algo que lo diferencia, algo que lo pone por encima o, teniendo en cuenta su poesía, por debajo, mucho más cerca del núcleo de la Tierra.

Sus poemas de invierno duelen, se clavan en el estómago como estalactitas afiladas, y al derretirse tornan a un río de magma que arrasa con todo lo terrenal, quedando solo en pie, impasibles y solitarias, las lápidas de los cementerios del mundo, donde descansan los cuerpos pero no las almas.

Ha marcado a los poetas venideros, animándolos con su lenguaje directo y sincero a experimentar todo el abanico de posibilidades que ofrece la lírica. En el momento de la publicación de Las flores del mal, Charles Baudelaire fue acusado y multado por ultraje a la moral pública, y fue obligado a eliminar seis de sus poemas. Menos mal que sabemos todos que tal censura hoy nunca sería posible en pleno siglo XXI.

¿Qué importa que del cielo o del infierno vengas,

Belleza? Monstruo enorme, ingenuo y atrevido,

si tu mirar, tu cuerpo y el pie que te soporta

son lo infinito que amo y nunca he conocido.

Puedes encontrar este título de Poesía Portátil en Fnac.

¡Adelanto! La semana que viene te traemos a Emily Dickinson.
Compartir
Un comentario Añade el tuyo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *