Jorge López Vallecillos: “Déjame, que lo estoy haciendo”.

Portada del libro. Fuente: facebook.

En este libro, Jorge López tiene la valentía y el coraje necesarios para contar tu propia historia. Es un ejercicio de reflexión y sinceridad en el que no tienen cabida los eufemismos y las medias tintas. Estás tú frente al folio en blanco, con tu historia y nada más.

¿Quién dijo que vivir es fácil?

Así como tampoco es fácil contar lo vivido. Pero este autor novel logra ambas cosas, vivir y contarlo, con una sinceridad para consigo mismo que acaba siendo la clave.

Decía el autor en una entrevista con Antonio Arenas para en-clase.ideal.es que

la vida hay que vivirla con lo que te toque.

Creo que es un libro lleno de enseñanzas, y esta es la mayor de ellas.

En la misma entrevista, dijo que no sabe si

sea un libro de autoayuda. Es un relato de superación a golpe de trabajo. Pero sí, puede que ayude a la gente.

Trabajo, otra gran enseñanza del libro que ojalá no caiga en saco roto, pues ni su doctor creía lo que había logrado Jorge a base de constancia, mucho, mucho trabajo y montones de amor hacia él mismo y hacia la vida.

¿Y tú qué has hecho para esto?

Tuve la suerte de conocer al autor en el año 2014, y he de decir que su esencia ha quedado perfectamente plasmada en el libro: paz. Esa es la atmósfera en la que se desarrolla el relato, con sus altos y sus bajos, sus idas y venidas y sus batallas perdidas y ganadas.

Déjame, que lo estoy haciendo es muchas cosas. Es la máxima que ha liderado la historia del autor. Es un soplo de aire fresco en el desierto de la incertidumbre. Es la sal que hace que los océanos alberguen tantas experiencias.

Pero, sobre todo, es una oda a la vida.

Gracias, Jorge.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *