“Dolor y Gloria” bate récords en su primer día en cartelera

Ayer, 22 de mayo, se estrenaba en cines la última película de Pedro Almodóvar. Dolor y gloria clava su estreno con más de 45.000 espectadores que han ido a verla. Los cálculos apuntan a que la película recaude un total de 2 millones solo en su primer fin de semana en cines. Desde el principio prometía ser la película más personal del director manchego; obra cumbre donde abre su intimidad a su entregado publico.

En el film número 21 de Almodóvar, la historia nos lleva a la infancia del director Salvador Mallo. Años 60, cuando tuvo que mudarse a Valencia con su familia; y nos mueve hasta los años 80, con su primer amor ya en Madrid. La trama se construye tanto por hechos reales como por recuerdos del protagonista, que entrelazan así pasado y presente. El temprano descubrimiento del cine y la escritura como única salida ante el dolor, crean un personaje con la necesidad de narrar y crear. Mediante flashbacks, Almodóvar nos revoca a una imagen totalmente medida, dibujada con una madurez directiva a la que pocos directores llegan.

Julieta Serrano y Penélope Cruz dan vida a la figura materna del director, en diferentes épocas. Pieza clave en la narración, ambas actrices no se vieron en todo el rodaje pero pudieron ver el trabajo de la otra ya en el estreno. La cantante Rosalía es una de las mayores novedades del film. Ya apodada como la nueva chica Almodóvar, aparece en la historia para cantar a dúo con Penélope A tu vera.

Uno de los comentarios más repetidos por el público, es el parecido entre Antonio Banderas, que interpreta a Salvador Mallo, y Pedro Almodóvar.

“Hay un parecido que se da sin tratar de hacer una imitación. Él me dijo que podía usar gestos suyos, probablemente alguno haya salido. Pero no había esa intención. Quería crear el prsonaje desde otro punto de vista, ciñéndome mucho a lo que me iba dando Pedro”

Antonio Banderas

Por otro lado, uno de los momentos a destacar en la película, es el monólogo que protagoniza Asier Etxeandía, como Alberto Crespo. Éste monólogo ya prometía ser uno de los momentos clave antes de su estreno.

“Cuando me perdía, volvía al monólogo. Por mucho que Alberto sea de muchas formas, es un actor. Y eso me emocionaba profundamente. Me hacia saber cuál era el rol en la película, qué representaban para Pedro Almodóvar los actores”

Asier Etxeandía
Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *